¿Qué es exactamente el argumento de autoridad?

Empezemos por aquí: ¿Qué es exactamente -para mí ;)- el argumento de autoridad?.

Libre en flickr-com/photos/nationaalarchief/280639091

Libre en flickr-com/photos/nationaalarchief/280639091

El argumento de autoridad, AA, es un modo de justificar una premisa aduciendo como razón que así lo piensa alguien determinado. Esta es la autoridad. Así se prescinde de la necesidad de una demostración que explique por qué la afirmación es cierta. El tener un referente que proporcione información de calidad es importante. Esto es porque permite avanzar en la construcción conocimiento sin tener que demostrar todo. El problema está en aceptar las afirmaciones según su origen sin permiter la demostración crítica de estas opiniones.

¿Contextualizamos históricamente?

Argumento de Autoridad en la Escolástica y Edad Media.

En cuanto a la autoridad se plantea el problema de definir quién o qué lo es. La escolástica medieval lo tenía resuelto fácil-fácil. Lo eran las Sagradas Escrituras y un número reducido de otros textos sobrevivido de la antiguedad, especialmente de Aristóteles. Y su interpretación a la luz de aquellas tenía un prestigio tal que estaban al margen de toda posible crítica. Se suele considerar el AA circunscrito a la Edad Media debido a la escasez de fuentes disponibles y que con la invención de la imprenta, se extinguió.

Pero aparentemente el concepto del AA, no varió significativamente con la imprenta. Por más que hubiera más opiniones publicadas, esas eran exclusivamente las válidas o las que se tomaban como referentes. “Caeríamos en la trampa si sustituyéramos la autoridad de fulanito por la de menganito” (Víctor Ruiz). Cambiando los nombres o incrementando el número de autoridades, entiendo que el AA, como método de prueba de opiniones sin derecho a crítica, seguía vigente.

Empirismo, Racionalismo y Argumento de Autoridad.atribución-www-flickr-com-photos-bootbearwdc

La primera denuncia articulada del argumento de autoridad vino en el siglo XVII, tanto del empirismo como del racionalismo. Descartes, Locke, Hume y Leibniz se interrogaron sobre el conocimiento y el origen de las ideas. Y aunque llegaron a conclusiones antagónicas, coincidieron en no contemplar como origen válido para las mismas el AA.

El argumento mismo fue explícitamente puesto en tela de juicio por Locke. Cuando dijo que “adelantaríamos más en el descubrimiento del conocer racional y contemplativo si lo buscásemos en su origen, en la consideración de las cosas mismas y empleando mejor que los pensamientos de los demás, los nuestros propios” (Ensayo sobre el entendimiento humano).

También se denunció desde el Racionalismo, pero incluso Descartes, cayó en la tentación de usar el AA en su Discurso del Método. Lo hizo cuando poco después del pienso luego existo, pisando un jardín del que difícilmente podría haber salido de otro modo, usó a Dios como argumento. Y es que, tras haber ido tan lejos en su racionalismo, ¿Cómo podría saber si lo que le decían sus sentidos era cierto? primero demostró que Dios existe (4ª parte) –nadie iba a objetar a eso- y luego dijo que aunque los sentidos intentaran engañar a su poseedor, “no sería posible que Dios, que es enteramente perfecto y verdadero” lo permitiera.

Y… Kant ¿Seguiamos usando el argumento de autoridad?

Sólo fue entonces, en el siglo XVIII cuando Kant vindicó definitivamente el valor de usar la propia razón con su sapere aude. Lo hizo comenzando su ensayo ¿qué es la ilustración? con estas palabras.

La ilustración es la salida del hombre de la minoría de edad causada por él mismo. La minoría de edad es la incapacidad para servirse del propio entendimiento sin la guía del otro” (Comienzo del ensayo ¿Qué es ilustración? descargable aquí)

Amén.

¿Y con esto se dio el golpe de gracia al AA? No lo creo. Desgraciadamente Kant lo tenía muy claro. Pero Kant era Kant y el resto de los mortales, el resto de los mortales. Mucho me temo que a día de hoy, incluso con Internet, el Argumento de Autoridad es tan pervasivo como siempre.

Raúl Antón Cuadrado

4 replies »

Deja un comentario