Democratizar la expresión = WordPress

Y ¿Por qué?

Si democratizar la expresión es hacer accesible a cuanta más gente mejor un altavoz para que su voz se oiga en la Red -algo que nunca antes fue posible con los anteriores Mass Media-, entonces habría que partir de precisamente una estadística de cómo de extendido está el uso de cada plataforma.

Y esto es interesante ¿Cual es la razón de que con ningún media anterior fuera posible decir que la expresión se democratizó? Se trata de una cuestión de audiencia, no tecnológica. Es decir, cualquiera podía hacer una televisión o una radio -yo mismo participé en hacer una en el INCONMENSURABLE Johnny, hoy cerrado teatralizando que nadie cree rentable un vivero de libertad-. Todo el mundo podía fabricar una radio, pero no cualquiera podía tener una audiencia. Esto es lo que Internet puso patas arriba: las audiencias ya no son patrimonio exclusivo de los grandes conglomerados de creación de opinión.
http://www.ebizmba.com/articles/most-popular-websites

captura-de-pantalla-2016-12-09-23-07-46

Ranking construido por Ebizmba.com

Entonces, para hablar de democratización de la expresión un buen punto de partida son los canales -páginas- de la zona más transitada de la red, las más visitadas. Me quedo con el ranking de ebizmba.com en lugar del clásico (Alexa.com Top Sites), poque tiene un poco más de concreción en cuanto a las cifras y porque pondera visitas en lugar de bytes transferidos. Atendiendo al ranking de ebizmba.com, cuyos primeros puestos copio en estas liíneas, obtendríamos el podium de los más perspicuos actores de red, a los que habría aque aplicar la pregunta: ¿Cuales de estos sites ponen a disposición de los autoeditores de contenido herramientas para vehicular la expresión? Descartemos entonces el caso de los buscadores y Microsoft. Y asímismo, por más que en algunos casos podría considerarse autoexpresión algunas de las ubicaciones virtuales disponibles tanto en eBay como en Amazon, estas dos megasites de comercio elecrónico. Nos quedan las siguientes:

  • Facebook. con más de 1100 millones de visitantes únicos al mes.
  • Youtube > 1100 millones de visitantes únicos al mes.
  • Wikipedia, 475 millones de visitantes únicos.
  • Twitter, 290 millones
  • LinkedIn 270 millones. Aceptando pulpo, ya que LinkedIn tienes una sección de blogs, aunque dudo mucho que esta cifra se justifique por ella.
  • Pinterest, 250 millones
  • WordPress.com, 240 millones.

¿Qué nos queda? Un sistema gestor de contenidos, una enciclopedia online colaborativa bajo la forma de Wiki, y 5 redes sociales (2 generalistas, una enfocada a Videos, otra a Imágenes y la última a ¿búsqueda de oportunidades profesionales? -si realmente esto es cierto-). Y respecto a estos 7 casos hay 3 razones fundamentales para que no pueda considerar -lo siento, bueno no lo siento- un factor democratizador a ninguno de estos sites salvo a WordPress.com.

Aquí van.

1.-Libertad de Auto-Expresión. Me cargo a Wikipedia.

Wikipedia tiene una jerarquía de editores, censores, administradores… de más de 10 977px-wikipedia-es-logo-black-on-whiteniveles, lo que hace imposible hablar de una real participación y expresión libre de contenidos. ¿Me lo invento? No. Lo dice la propia WIkipedia. De hecho, como ves, podría haber dicho 20 niveles

Al final, mi expresión no es libre sino que será filtrada antes de pasar a componer en algún grado indefinido un todo entregable de expresión, lo que añadidamente hace que no exista ninguna garantía de publicación de la misma. Hace algún tiempo dije algo que me sigue pareciendo sumamente pertinente.

Subsumir todas las opiniones en una dando una ilusoria sensación de consenso, sin informar explícitamente de su autoría y considerarla como fuente de autoridad, no es sano. Sea la visión de una de las partes, la suma ponderada de varias o una falsa pseudointersubjetividad gobernada por la oligarquía participativa de Wikipedia, me repugna. Wikipedia, partiendo de unos principios de participación que tengo que decir que me encandilan, se ha convertido en un repositorio de historias únicas, en la que tiene toda la participación una minoría, por grande que sea, que encumbra su opinión, y  apoyándose en la construcción participativa de conocimiento hace invisibles todas los demás puntos de vista.

La historia Única de la Wikipedia

Si en Wikipedia intento amplificar mi voz, corre el riesgo de ser censurada o invisibilizada por el resto en aras de la recreación ultraponderada del consenso artificial. Mayor posibilidad de censura cuanto más original o divergente sea, por cierto. Algo que realmente no ocurre con Facebook -salvo que mi opinión contenga tetas-, Twitter, YouTube, LinkedIn, Pinterest o WordPress.com.

2.- Posibilidad de controlar la presentación o la difusión del contenido. Me cargo a todos menos a WordPress.com

CC By https://www.flickr.com/photos/inucara/6353805511

CC By https://www.flickr.com/photos/inucara/6353805511

No pretendo ir tan lejos como planteaba Lanier en el Rebaño Digital, cuando recordaba lo maravillosamente genuinas y únicas que eran las páginas Web de los finales de los noventa. Es cierto que lo eran. Principalmente porque no existían marcos de desarrollo unificado de páginas web o contenedores de contenidos que los uniformizaran. Aunque también es cierto que eso implicaba que había que saber HTML y, algún lenguaje de programación que a día de hoy suena a exótico como C para crear contenido dinámico, sin mencionar que en este caso también había que poner unas velas a la deidad de los punteros no liberados.

Pero, es fundamental tener una mínima de libertad a la hora de elegir cómo expresar tu contenido -no sólo en términos meramente linguisticos. El autoproductor de contenidos debiera tener algún poder respecto a parametros de su expresión como el tipo de letra o su tamaño, elegir un nombre de dominio para el acceso directo a él (en el caso de esta página aprehendizajes), un título, un formato de presentación en suma. Facebook, Twitter, Youtube… actúan como meros contenedores de contenidos en los que nada de esto es posible porque el papel del productor de contenido es meramente vertir su expresión a un torrente global indiferenciado, una papilla remezclada que permite a los dueños del canal elegir de qué modo y bajo que condiciones la difunden y, a término continuar gobernando los accesos, exigiendo peaje, sin tener la autoría de practicamente ninguno de los contenidos que ofrece… pero sí la propiedad.

3.- Sin mantener la propiedad de tus contenidos, la ilusión de la autoexpresión se esfuma. (Me cargo a todos menos a WordPress, de nuevo).

Esto es vital. Lo siento, pero pese a que la perversión interesada de los principios de la ética hacker hagan clamar a la masa enardecida -exigir- la gratuidad de los contenidos, los contenidos y su posibilidad de explotación y, o, monetización por más que esta sea última exigua deben absolutamente pertenecer a sus autores en una expresión democratizada. De otro modo sólo se reactualiza la profecía de Carr -jugaba con ventaja porque ya estaba cumplida en aquel momento ¡2005!- sobre la amoralidad de una Web2.0 en que se pone a disposición de los creadores medios de producción para finalmente desposeerlos de la propiedad de sus creaciones en beneficio de una mínima fracción de dominadores del medio.

Si tu contenido es tuyo, si es el fruto de la reflexión crítica -o no- pero de tu trabajo mental al fin y al cabo, debes poder mantener su propiedad para al menos decidir donde mostrarlo y cómo monetizarlo -o no hacerlo-.

Tu contenido debe pertenecerte. Y para ello debe de ser recuperable, borrarble de la plataforma, exportable e importable  a otra plataforma -o a otra web de la misma plataforma-. ¿Te has preguntado cómo hacer esto en Facebook? ¿Podrías?

En cuanto a la posibilidad de monetización, está presente en las starlets de Youtube, pero esto no colma las aspiraciones de monetización del mismo, ya que debe de serlo desde el primer céntimo, no algo vedado solo accesible a quienes consiguen millones de visualizaciones. Es probablmente aceptable que haya una gestión de la generación de beneficio -mayormente por vía de publicidad contextual- por medio de los Contenedores (de las páginas web) como pago por poner a disposición la plataforma de difusión. Pero no lo es que esta gestión sea completa y que el creador, por sólo poner un ejemplo, no tenga posibilidad ni remota de acceso a la gestión de anuncios que se adosan a su contenido.

Una vez más ninguna de las otras opciones pasa el test. Sólo los sistemas gestores de contenidos -WordPress.com en el caso del top 10 de los lugares ultraconcurridos de la web- premite aquilatar la propiedad de los contenidos.

De entre los 10 lugares más concurridos de la web, WordPress.com. Quedó claro porqué ¿Pero porqué no elegir como paradigma de democratización otro sistema gestor de contenidos?

Existen multitud de sistemas Gestores de Contenidos que como WordPress.com permitirían pasar las 3 pruebas que no pasaron la Wikipedia, Facebook o Twitter para validarlos como garantías para una democratización de la expresión limpia y honesta para con el creador. Sólo por citar algunos: Wix, Tumblr, Squarespace, Joomla, Drupal, Magento, Blogger… ¿Porque WordPress?

*Notese que ahora hablamos de WordPress en lugar de WordPress.com. WordPress integra a la solución autohospedada (también llamada .org) y a la ofrecida por automattic -la empresa fundada por el creador de WordPress-. Si quieres una tabla que muestra las diferencias entre ambos sabores, aquí la tienes (en inglés).

WP vs otros CMS Razón nº1. WordPress significa el 27% de las páginas web en la red y su objetivo -probablemente alcanzable- es llegar al 51%

cms-market-shareEsto es una cifra que marea por sí sola. Ya no desde la perspectiva del lector o visitante de los contenidos, sino del creador: El 27.2% de las Web existentes (el 58.5% de las hechas con Sistemas de Gestión de Contenidos o Content Management Systems, CMS ) están hechas con una de las dos versiones o sabores de WordPress.  (Datos de W3Techs). Respetables, los 7 siguientes llegan apenas a un tercio menos que las web de WordPress.

WP vs otros CMS Razón nº2. WordPress es maravillosamente Open Source. Uno de los top3 proyectos Open Source sin duda. Y con alma (Razón nº 3).

¿Cómo de Open Source? Yo puedo copiarmelo a mi ordenador, modificarlo… Sí. Descargate gratuitamente el código fuente de WordPress, resultado del trabajo acumulativo de multitud de personas apasionadas con el proyecto, desde aquí. Poco más se puede añadir.

El alma. Dejemos a Matt que nos lo explique.

One of the things that I love about as we grow, and as we become more successful, and gain more of that market share, is that we shift the web to be more open, just by dint of the things built into WordPress.

With WordPress, we have the ability, each of us, actually, to create our own vision of how we want the web to be, the web you want your children to have.

https://www.ephox.com/blog/matt-mullenweg-interview-at-wordcamp-europe/

¡Perfidia! Quiero saber qué dice este hombre, pero traducido al noble lenguaje castellano…  Vaaaale. Pues aquí va una entrevista a Matt en el País:

WP vs otros CMS Razón nº4. WordPress tiene una comunidad increíble

Añadiría un ejemplo ilustrativo Mientras que los cursos de verano universitarios se las ven

wordcamp-europe-vienna-wpserved-15

Imagen recuperada de http://wpserved.com/wordcamp-europe-2016-trip-vienna/

canutas para conseguir 25 asistentes, por más que ofrecen beneficios como créditos gratis, descuentos y otros menos confesables, el último WordCamp Europe celebrado en Viena, consistió en 2 días de conferencias en 3 escenarios distintos durante la mañana y la tarde y un colofón de una jornada de colaboración para la mejora de WordPress abierta a todo aquel que se quisiera inscribir y llevó a 2131 personas a Viena de 70 países que hicieron que las entradas se agotaran incluso antes -si recuerdo bien- de conocerse quienes iban a ser los ponentes. Ya. Es increíble pero prueba a comparar las cifras del acumulado de los cursos de verano de la Uned -por ejemplo-… si es que consigues ver donde están publicadas, con éstas. Pero si vas aún más lejos: recuerda que esto es sólo uno -de los más importantes- de los muchos WordCamps que se celebran a nivel mundial (Esta es la página central de los eventos donde puedes consultar los que ya están planificados, como los próximos de Madrid  y Bilbao o el de Buenos Aires o incluso uno en Harare, Zimbabwe).

Pero existen multitud de lugares de colaboración en que miles de voluntarios participan para que la democratización que propone WordPress se extienda. Sin aburrir a riesgo de dejarnos otros, citar sólo uno -dos-. Los foros de WordPress.com y los de WordPress.org… ¿Has visto el contador de preguntas y respuestas de la comunidad? ¿Te has imaginado el ingente caudal de colaboración, dialogo y ayuda generada por una comunidad que coparticipa para la extensión de este modelo de democratización?

Todo el mundo puede colaborar -y lo hace- no sólo en foros, sino traduciendo el contenido a idiomas, generando nuevas funcionalidades, creando plantillas de aspecto…

captura-de-pantalla-2016-12-09-22-49-20

Mi página en WordPress.org

WP vs otros CMS Razón nº5. WordPress es el sistema de gestión de contenidos más flexible que existe.

¿Así? ¿En absoluto? Fruto de su increíble comunidad, sin duda, así. ¿Concretamos? Existen casi 50000 plugins o extensiones de funcionalidad para cumplir con necesidades específicas de cada página web (47,928 plugins con una mareante cifra de 1,491,055,359 total downloads) y aproximadamente 10000 themes o plantillas de aspecto personalizables (según esta estadística), por no citar la REST API que multiplica las posibilidades de uso de los contenidos generados de modo casi absoluto.

Podríamos seguir adelante, pero ¿No son razones más que suficientes? Para mi lo son. Vayamos a por el chim-pún.

Epilogo de prestado. Como final, unos principios -genuinos y didácticos-.

Me encanta -y enorgullece como miembro de la comunidad- la declaración de principios que encontramos en la web de Automattic:

We don’t make software for free, we make it for freedom. (https://automattic.com/)captura-de-pantalla-2016-12-09-22-15-54

Aunque luego, por supuesto, encima, existe la versión gratuita hospedada en el propio WordPress.com que da soporte a millones de webs, este slogan es sencillamente genial. (Incluso atrevido en paises como el nuestro en el que la exigencia de gratuidad en lo ajeno ahoga cualquier razón).

Genial y didáctico. ¿No te parece?

Raúl Antón Cuadrado

   

   

Por cierto… Con un click aquí Puedes subscribirte a Aprehendizajes.com para que instiguemos periodicamente tu lado oscuro. ¡Puede que con la que está cayendo sea buena idea! 😉

Categories: Participación

Deja un comentario