¿Cómo aprenderán nuestros hijos en la escuela? Cognitivismo, Conductismo y Constructivismo.

Una reedición de algo que hice en 2011. (Lo traigo aquí para animar una discusión en clase… os debo una disculpita a los que ya lo habéis leído, aunque siempre está bien refrescar estos temas🙂

Cognitivismo

Este post es una introducción a las corrientes pedagógicas (también conocidas como opiniones sobre ¿Cómo hay que enseñar?) y sirve de aperitivo para reflexiones posteriores sobre la educación en la era de Internet. Así que trata de ser más rápida y visual que precisa: vamos, como Muy Interesante, pero con menos Glamour. La frase “Anunciado en tv” que, como decía Juanje en respuesta a otro post, se va a sustituir antes o después por “lo he visto en Internet” es más moderna pero en esencia lo mismo que “doctores tiene la santa madre iglesia” o el “Magister dixit”. Las cuatro presentan en toda transparencia una pedagogía tradicional volcada sobre la autoridad del maestro y del libro de texto o, posteriormente, sobre medios IT, pero sin cambios conceptuales. Así, la educación consiste en “la transmisión de conocimientos y valores de una generación a otra, del profesor al alumno, de la élite instruida a las masas ignorantes[1], “para ser memorizados y aprendidos por los educandos”[2]. El educador es siempre quien educa, quien habla, quien prescribe, pone las reglas, el que escoge el contenido de los programas, el que sabe, siempre[3]. En este modo de educación, el conflicto, la divergencia, la crítica, no existe; sencillamente hay que memorizar lo que dice el maestro. Desarrollar el espíritu crítico debe plantear problemas cuando el aprendizaje y la enculturación se ha realizado desde la comodidad del más puro argumento de autoridad, que no exige aprender la dinámica de interrogar ni interrogarse. Ah! Lo olvidaba: esto se llama Cognitivismo y, o mucho me equivoco, o lo hemos estado viviendo Vd. y yo en nuestras experiencias con el sistema educativo, desde que nacimos.

Conductismo

CoAtribución flickr.com/photos/wwworks/4120601243

Partiendo de estudios de la conducta –y ampliamente utilizado para adiestramiento militar en sus orígenes- se desarrolló el Conductismo, un intento de superar la enseñanza tradicional que no aportó mejoras significativas en la educación del espíritu crítico, porque no se ponía el foco en el proceso de adquisición de conocimiento, sino en provocar acciones en el alumno. Mientras en el Cognitivismo el rollo era aprender de memoria, el lema del Conductismo sería: “para ti la perra gorda, pero haz lo que yo te digo”. Su herramienta no es la explicación, sino la persuasión con la que se trata de “inculcar nuevas actitudes sin pasar por la reflexión, por el análisis; sin pasar por la conciencia, sin someterlas a una libre elección”[4]. ¿La crítica? Se elude, para que la acción sea efectiva con el menor consumo de recursos; no interesa distraer la atención de lo que importa, la adquisición de los comportamientos programados. ¿Seguro que no lo han usado con Vd.?… ¿Y la publicidad incluida la de las marcas de coches, la institucional o la de los partidos políticos?… ¿Qué eso es publicidad y no enseñanza? Dele tiempo.

Constructivismo

Hay un tercer paradigma de educación, la pedagogía constructivista, que pone el acento en el aprendiz, entendiendo que el ciclo de la adquisición de conocimiento integra la acción y la crítica. Sin excluir el recurso a la información por parte del docente, se busca función de acompañamiento y de animación para que sea el alumno quien se atreva a aprender. Y entendiendo el conflicto como productor de la reflexión que permite generar conciencia crítica[5], antes que evitarlo, anima al educador a fomentarlo a partir de la presentación de problemas para ser resueltos, estimulando la discusión participativa[6]. ¡Vaya! Si duda si alguna vez han utilizado este modelo con Vd., esta vez apostaré a que es porque nunca lo han hecho. ¿Utópico? Kaplún viene a decir que [2] [8] antes ya existían herramientas, pero la revolución de Internet aporta otras que permitirían bascular fácilmente a este modelo, y sin embargo no van acompañadas del necesario cambio generalizado de pedagogía. ¿Por qué? Aunque este modelo está aparentemente más alineado con los retos sociales actuales, la masificación y la falta de voluntad de administraciones, profesores y padres, demedian los esfuerzos en el sentido de implantarlo más ampliamente[9]. En resumen: tenemos al alcance la posibilidad de educar a nuestros hijos para desarrollar su ciudadanía digital eficazmente, pero no nos da la gana.

Raúl Antón Cuadrado

PS: Si te gustó o te resultó útil este post, ¡te agradeceríamos muuucho que nos ayudaras rellenando una MICROencuesta sobre la identidad en Internet!
//

Si te interesa leer una explicación de las tres corrientes pedagógicas, un poco más profusa, pero muy precisa y además divertida: Kaplún, Mario. Una pedagogía de la comunicación. Madrid: Ediciones de la Torre, 1998. Sobre herramientas al servicio de la pedagogía constructivista, se pueden ver los posts sobre blogs y wikis [aquí].


14 replies »

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Hola Raúl!
    Muy interesante. Yo creo que efectivamente se tiende más al cognitivismo y al conductismo, al menos con los profes “veteranos” y teniendo en cuenta la jerarquía de profesor-alumnos… Simplemente con ver la colocación de una clase, ya puedes saber cómo son las cosas (la mesa del profe, y delante 25-30 mesas de alumnos, todos mirando en esa dirección)…

    Lo he compartido en facebook, y me parece curioso el comentario de un amigo (que es padre): “Está claro que un sistema dónde haces que el alumno se interese y disfrute de lo que le enseñas, va a ser mejor y va a aprender mucho más que uno que simplemente obligas a memorizar.
    El problema es la masificacion de las aulas. Es imposible que un profesor pueda hacer eso con tantos alumnos. Se necesita una atención más personalizada.
    Pero eso significa más docentes, ergo más dinero. Y de eso “no hay” ”

    Hablando de una enseñanza presencial, ¿Crees que es imposible por el número de alumnos? ¿Por la falta de dinero? Se supone que en una sociedad del conocimiento en la que aprendemos todos de todos, cuantos más, mejor, ¿no? Siempre y cuando no se pretenda realizar un tipo de enseñanza tradicional o funcionalista… que entonces resulta difícil mantener un orden si somos muchos…

    Felicidades por tu blog, tienes cosas muy interesantes😉

    Me gusta

    • Ana, perdona el retraso en responderte.

      Totalmente de acuerdo en cuanto a la colocación de las sillas. total.

      En cuanto a sí hace falta más dinero. Pues bueno, hay que conocer el caso particular, pero… parecen excusas. Sí que es cierto que el curriculum no permite en la mayoría de los casos las divergencias de la línea marcada o, como dicen en mi pueblo, ‘el salirse de lo segado’. Lo cual puede ser un problema serio. pero el dinero… pues no creo que lo sea, honestamente. No se necesitan más docentes, sino un cambio de enfoque.

      Me alegra mcuho que te guste el blog. Pero las gracias son a tí, por leerlo, tomarte tiempo en reflexionar y aún más tiempo en escribir algo. Gracias!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s