La Pedagogía del Oprimido de Freire en bocadillo.

Van para cincuenta años que Freire concibió la Pedagogía del Oprimido y es esencialmente una lectura obligatoria para quien quiera comprender la educación como una herramienta de emancipación y no una de formatear individuos, sus mentes. Eso suena a rancio, ¿No? Ahora está de moda decir ‘adaptar la educación al mercado de trabajo’ o eso otro ‘hay que acercar la universidad a la empresa’… Uyyyy ¡Qué compañías!

Me parecía un buen retorno de vacaciones, sacar unos bocados de este libro. Si hiciera un resumen –amén de difícil-, pienso que no reflejaría la potencia de su contenido, así que voy a poner una lista de pequeñas citas, de mis preferidas. No lo toméis como un resumen injusto o una mutilación ¡Si es que a veces nos ponemos tan dramáticos!, si no como cuando se promociona una peli dando en 20 segundos una sucesión de imágenes. Te deja un buen gusto y te da ganas de ver la peli: ¿Y si sirve de teaser? Leedlo. Es la caña.

Raúl Antón Cuadrado

  

    

PS: ¿Por qué en bocadillo? Bueno… esto era una lista de pequeños bocados, ¿No? 🙂

  • Pág. 11: alfabetizar es conciecientizar (introducción)
  • Pág. 27: No son pocas las veces en que, los participantes de estos cursos, en una actitud con la que manifiestan su ‘miedo a la libertad’, se refieren a lo que denominan el ‘peligro de la concientización’. ‘La conciencia crítica, señalan, es anárquica’. A lo que otros añaden: ‘¿No podría la conciencia crítica conducir al desorden?’ Por otra parte, existen quienes señalan: ¿Por qué negarlo? Yo temía a la libertad. Ya no la temo’.
  • Pág. 43: La libertad es una conquista y no una donación, exige una búsqueda permanente. Búsqueda que sólo existe en el acto responsable de quien la lleva a cabo.  Nadie tiene libertad para ser libre, sino que, al no ser libre lucha por conseguir su libertad.
  • Pág. 46: Lo mismo se puede decir o afirmar con relación al opresor, considerado individualmente, como persona. Descubrirse en la posición del opresor aunque ellos signifique sufrimiento no equivale aún a solidarizarse con los oprimidos. Solidarizar con éstos es algo más que prestar asistencia a 30 ó a 100, manteniéndolos atados a la misma posición de dependencia. Solidarizar no es tener conciencia de que explota y ‘racionalizar’ su culpa paternalistamente. La solidaridad, que exige de quien solidariza que ‘asuma’ la situación de aquel con quien solidarizó, es una actitud radical.
Pedagogía del Oprimido. SXXI Ed.

Pedagogía del Oprimido. SXXI Ed.

  • Pág. 61: Se comportan, así, como quien no cree en el pueblo, aunque a él hablen. Y creer en el pueblo es la condición previa, indispensable a todo cambio revolucionario. Un revolucionario se reconoce más por su creencia en el pueblo que lo compromete que por mil acciones llevadas a cabo sin él.
  • Pág. 65: … se detienen de repente y dicen al educador: ‘Disculpe, nosotros deberíamos estar callados y Ud, señor, hablando. Ud. Es el que sabe, nosotros ‘los que no sabemos’.
  • Pág. 75: Cuanto más analizamos las relaciones educador-educandos dominante en la escuela actual, en cualquiera de sus niveles (o fuera de ella) más nos convencemos de que estas relaciones presentan un carácter especial y determinante –el de ser relaciones de naturaleza fundamentalmente narrativa, discursivas, disertantes. (punto y aparte) Narración de contenidos que por ello mismo tienden a petrificarse o a transformarse en algo inerme, sean estos valores o dimensiones empíricas de la realidad. Narración o disertación que implica un sujeto –el que narra- y objetos pacientes, oyentes –los educandos.
  • Pág. 75: Referirse a la realidad como algo detenido, estático, dividido y bien comportado o en su defecto hablar o disertar sobre algo completamente ajeno a la experiencia existencial de los educandos deviene, realmente, la suprema inquietud de esta educación.

CC-BY http://www.flickr.com/photos/dalbera/

  • Pág. 75: En ella, (la educación bancaria), el educador aparece como su agente indiscutible, como su sujeto real, cuya tarea indeclinable es ‘llenar´ a los educandos con los contenidos de su narración. Contenidos que sólo son retazos de la realidad, desvinculados de la totalidad en que se engendran y en cuyo contexto adquieren sentido.
  • Pág. 77: La educación debe comenzar por la superación de la contradicción educador-educando. Debe fundarse en la conciliación de sus polos, de tal manera que ambos se hagan, simultáneamente, educadores y educandos.
  • Pág. 78: De la a a la j, características de la educación bancaria. Y acaba con que ‘Saber que deja de ser una saber de ‘experiencia realizada’ para ser el saber de una experiencia transmitida.
  • Pág. 79: Cuanto más se ejerciten los educandos en el archivo de los depósitos que les son hechos, tanto menos desarrollarán en sí la conciencia crítica de lo cual resultaría su inserción en el mundo, como transformadores de él. Como sujetos del mismo.
  • Pág.  80: Los llamados marginados, que nos son otros sino los oprimidos, jamás estuvieron fuera de. Siempre estuvieron dentro de. Dentro de la estructura que los transforma en ‘seres para otro’. Su solución, pues, no está en el hecho de ‘integrarse’, de ‘incorporarse’ a esta estructura que los oprime, sino transformarla para que puedan convertirse en ‘seres para sí’.

[box type=”info”] PEDAGOGÍA DEL OPRIMIDO, PAULO FREIRE. Siglo veintiuno argentina editores SA. Trad Jorge Mellado. Buenos Aires, 1970[/box]

Si te gustó el artículo o aprecias que gente gaste tiempo opinando, piensa lo mucho que nos mola que pinches en alguno de los iconos de aquí abajo: que si un Google+1, que si un me gusta en Facebook…

Van para cincuenta años que Freire concibió la Pedagogía del Oprimido y es esencialmente una lectura obligatoria para quien quiera comprender la educación como una herramienta de emancipación y no una de formatear individuos, sus mentes. Eso suena a rancio, ¿No? Ahora está de moda decir ‘adaptar la educación al mercado de trabajo’ o eso otro ‘hay que acercar la universidad a la empresa’… Uyyyy ¡Qué compañías!

Me parecía un buen retorno de vacaciones, sacar unos bocados de este libro. Si hiciera un resumen –amén de difícil-, pienso que no reflejaría la potencia de su contenido, así que voy a poner una lista de pequeñas citas, de mis preferidas. No lo toméis como un resumen injusto o una mutilación ¡Si es que a veces nos ponemos tan dramáticos!, si no como cuando se promociona una peli dando en 20 segundos una sucesión de imágenes. Te deja un buen gusto y te da ganas de ver la peli: ¿Y si sirve de teaser? Leedlo. Es la caña.

Raúl Antón Cuadrado

PEDAGOGÍA DEL OPRIMIDO, PAULO FREIRE. Siglo veintiuno argentina editores SA. Trad Jorge Mellado. Buenos Aires, 1970

Van para cincuenta años que Freire concibió la Pedagogía del Oprimido y es esencialmente una lectura obligatoria para quien quiera comprender la educación como una herramienta de emancipación y no una de formatear individuos, sus mentes. Eso suena a rancio, ¿No? Ahora está de moda decir ‘adaptar la educación al mercado de trabajo’ o eso otro ‘hay que acercar la universidad a la empresa’… Uyyyy ¡Qué compañías!

Me parecía un buen retorno de vacaciones, sacar unos bocados de este libro. Si hiciera un resumen –amén de difícil-, pienso que no reflejaría la potencia de su contenido, así que voy a poner una lista de pequeñas citas, de mis preferidas. No lo toméis como un resumen injusto o una mutilación ¡Si es que a veces nos ponemos tan dramáticos!, si no como cuando se promociona una peli dando en 20 segundos una sucesión de imágenes. Te deja un buen gusto y te da ganas de ver la peli: ¿Y si sirve de teaser? Leedlo. Es la caña.

Raúl Antón Cuadrado

PEDAGOGÍA DEL OPRIMIDO, PAULO FREIRE. Siglo veintiuno argentina editores SA. Trad Jorge Mellado. Buenos Aires, 1970

Categories: Educación Mediática

Tagged as: , ,

7 replies »

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Interesante forma de hacer una entrada.
    A veces, por falta de tiempo, por temor a no ser rigurosos, o por vete tu a saber…, no aportamos reflexiones o experiencias que pueden ser muy interesantes.
    Creo que te copiare, en alguna ocasión, la forma de mostrar ideas o contenidos.

    • Hola, Andrés.
      Antes de todo, gracias por leer el post y, desde luego, por tomarte tu tiempo para hacer un comentario.
      Esto de despiezar un libro en citas es algo que tiene su aquel. Además de ser interesante si no tienes tiempo o no te quieres atrever a opinar -algo que no es una tónica habitual en este foro-, en este caso responde a otro objetivo.
      Freire en este mismo libro dice que hay que experimentar por uno mismo para sacar conclusiones y describe la educación bancaria del maestro omnisciente volcando contenidos sobre el alumno que tiene que aceptar sin más. Comparto la perspectiva y, de hecho la utilizo cada vez que puedo, como en esta asignatura de Didáctica de la Educomunicación. Así, ¿Qué sentido tiene que yo valore la obra de Freire en lugar de acercarla, pellizcando -o eso intento- la curiosidad de posibles lectores? Hay cientos de resúmenes/recensiones… del libro. Puede que un resumen te acerque a esta obra, pero siempre desde otro punto de vista, el de alguien que evaluó el libro antes que tú. Mi selección de las citas reflejan también mi punto de vista, pero pretende ser lo más aséptico posible, para que por ellas mismas, atraigan a lectores a la experimentación de la obra en primera persona, como queriendo respetar la idea de Freire. ¿Lo consigo o no? Ah! Eso es harina de otro costal.
      EN resumen, Andrés, muchas gracias sinceras por tu comentario. El debate abierto construye el aprendizaje, siempre.
      Un abrazo.

  3. Hace mucho tiempo que leí a Freire (eso pasa con la edad que casi todo hace mucho tiempo).
    El máster de comunicación y educación en la red, me ha hecho reencontrarme con su lectura. También he descubierto a Kaplun y como no a nuestro director Aparici y tantos otros.
    Comparto contigo el punto de vista de una educación crítica y emancipadora.
    Gracias de nuevo por tu aporte y por dedicarle un tiempo a mi comentario.
    Saludos

Deja un comentario