Poesías Digitales II. Poesía generada por computadora.

La poesía generada por computadora utiliza modelos matemáticos para combinar palabras o grupos de palabras de modo más o menos azaroso para obtener resultados con valor poético. Como primero a asegurar es evitar resultados incomprensibles, se añaden restricciones sintácticas y gramaticales sobre la combinación de elementos (en lo concreto, puede ser decir que no se perrmiten dos conjunciones una a continuación de la otra, por ejemplo). Y después viene lo difícil ¿Cómo hacer que el resultado tenga belleza, valor poético? Se puede imaginar que no es fácil añadir reglas sobre los significados, y más cuando se juega con la connotación como en la poesía. No basta con asumir que hay significados no válidos, ya que hasta lo aparentemente más carente de sentido, podría encerrar brillantes metáforas. ¿Entonces? ¿Se puede dar la poesía construida por ordenador? Mi opinión es que difícilmente hasta que alguien explique claramente las reglas para distinguir metáforas de galimatías.

Instante de Bacterias Argentinas, de Santiago Ortiz

No hay una visión compartida acerca de la carga artística de estas poesías. Hay a quien le parecen preciosidades y a otros, bazofia. En todo caso, comprender la participación humana en estos poemas  implica un cambio de paradigma. Implica desplazar la participación humana, el trabajo artístico, de la construcción del poema a la descripción del modo en que esto se hace, mediante la programación de un algoritmo. Podría entenderse como una vuelta de tuerca del modelo del arte conceptual: una vez descrito cómo se va a crear la obra de arte, se confía a una máquina la reproducción de los pasos a seguir, la generación de las obra. Pero en todo caso plantea problemas de autoría, deja en el aire la pregunta ¿El poema es obra de un humano o de una máquina?

con la aparición de la poesía electrónica, que es una poesía de lenguaje a la vez que una poesía de programación, muchas veces es la misma máquina quien se hace cargo de generar el texto, volviendo indiscernible la frontera entre esta y el escritor.’  Belén Gache, Seminario: poetas, robots y máquinas del lenguaje.

Existen formas muy diversas de hacer trabajar al software. Las más sencillas y repetidas son:

  •  Combinar más o menos al azar palabras para formar frases o fragmentos cortos para obtener otros más largos, con la esperanza –normalmente vana- de que salga algo potable. Esto se puede hacer informando a usuarios que colaboran proporcionando sus palabras o fragmentos, como minilibro, o bien sin que necesariamente su autor sea consciente de estar colaborando al desarrollo poético, es decir, ‘robando’ frases vertidas a la red, de lo que un buen ejemplo es Twitterpoema.

 

Otras, más curradas, pueden ser:

  •  Bacterias Argentinas. Consiste en la visualización de un algoritmo de computación biológica en que cada sintagma puede ‘comerse’ a otros, concatenando sus contenidos, siguiendo normas observables visualmente que dictan qué bacteria puede fagocitar a qué otras, para evitar errores sintácticos. El final de la simulación de población biológica conlleva un texto devenido de la actuación no determinista –o al menos caótica- de estos agentes, que podría considerarse poético. El no determinismo de la actuación de las bacterias permite ver finales diversos, aun comenzando con las mismas bacterias ‘cargadas’ con los mismos sintagmas, ya que las posibilidades de combinación son muy diversas, existiendo incluso la posibilidad de que una bacteria ‘fallezca’ sin unirse a otra, perdiéndose su contenido. ¿Difícil de comprender con una descripción?.
  • The IP Poetry Project, de Gustavo Romano. Consiste en ‘la generación de poesía a partir de la búsqueda en tiempo real de material textual

    Logo de los Manifiestos Robot, de Belén Gache

    en la web. Es bastante ‘gráfica’ y llamativa porque incluye unos Robots conectados a Internet que convierten los textos encontrados en sonidos e imágenes pregrabados de una boca humana recitando. IP Poetry permite además la participación del espectador en la definición del poema, dando la oportunidad de generar poemas IP a los cibernautas, configurando cada uno sus propias instrucciones de búsqueda para los textos a recolectar de la red. ‘Las diferentes instrucciones de búsqueda (por ejemplo, todas las frases que comiencen con las palabras “sueño que soy”) conformarán la estructura y el sentido de cada poema IP.’ G.Romano- The IP poetry Project. Por cierto, este proyecto ha sustentado un buen número de  performances en todo el mundo; únicas, dado que sus reglas incluyen la generación en tiempo real de los poemas.

  • Esta posibilidad de IP Poetry ha sido utilizada por otros artistas, como Belén Gache, que ha creado de este modo la serie Manifiestos Robots.

Todas estas propuestas, y otro buen número, pretenden utilizar semillas, fragmentos de discurso, para componerlos en un todo con sentido. La verdad es que me parece superinteresante como ejercicio y para reflexionar sobre el Arte. ¡Aunque a veces habría que acordar a qué se considera tener sentido 😉!

 Raúl Antón Cuadrado

PS: ya sabes que este blog se alimenta de ánimos, así que si te gustó el artículo, piensa lo mucho que nos conforta que des tu opinión con un comentario o que pinches en alguno de los iconos de aquí abajo: que si un Google+1, que si un meneo, que si un me gusta en Facebook… Y ya si te gustó mucho mucho, pon tu email en esta casilla, confirma dando al botón y te avisaremos cuando haya nuevos posts:

Deja un comentario