Los MOOCs: otro hito del sistema credencialista.

Los MOOC son el último grito en la educación sobre la Web. Están basados en el modelo conectivista y son Cursos Online Masivos y Abiertos. Es esquema es simple: una web central como punto de encuentro y unos participantes activos que realizan sus propios blogs/wikis/etc, manteniendo lazos para la colaboración sobre redes sociales, aprendiendo de un modo natural: participando de modo fragmentado, difuso y diverso y creando al cabo, redes de colaboración que pueden ser más importantes, una vez acabado el MOOC que el propio conocimiento obtenido. (Más sobre MOOCs aquí)

Hay quien piensa que estos MOOCs supondrán el fin del esquema de desigualdad social basada en el credencialismo. Entre otros, está el autor de

Remix Atribución flickr.com/photos/jacreative/148129344

una pasada de artículo titulado ‘The Jig is up A brief history of the impending transformation of post-secondary education’. En él se hace un repaso de cómo ha evolucionado la educación universitaria paralela a la evolución de Internet hasta llegar a los MOOCs y hace una reflexión final muy interesante en este sentido. Esta no es mi opinión. Cuando Collins expuso su opinión advertía que ‘las graduaciones están ligadas al éxito profesional principalmente por la importancia del certificado de graduación académica, más que por los conocimientos (a menudo insignificantes) que éste pueda indicar.’ (Collins 1989:28) ya que ‘los títulos se han convertido en requisito genérico y necesario (aunque no suficiente) para el acceso a puestos de trabajo cualificados y bien remunerados’  (Castillo y Terrén 1994:81). Y entiendo que esto no cambia con los MOOC.

El primer éxito relevante del Open Teaching ocurrió en un curso de IA que consiguió 100000 alumnos. Pero no hay que olvidar que fue en Stanford -un referente mundial en Inteligencia Artificial-. En mi opinión el OT es un concepto magnífico a nivel pedagógico que se arriesga a fracasar por el hecho de poner en riesgo las sólidas bases económicas del sector educativo y su función estructural en la sociedad. No entro a pronunciarme sobre la necesidad o no de un cambio de estas estructuras, simplemente me planteo la pregunta de si un modelo educativo que pierde el control sobre los resultados –ya que permite a los estudiantes marcar sus itinerarios y, por ende, les da libertad para llegar a sus propias conclusiones- puede cumplir la función del actual, cual es ‘reproducir la arbitrariedad cultural de las clases dominantes’, según Bourdieu y Passeron (La reproducción, Tesis 1). El Open Teaching, según está planteado, atenta contra el núcleo mismo del sistema y pienso que deberá evolucionar hacia algún modo en que logre su encaje en este, ya que

Todo sistema de enseñanza institucionalizado (SE) debe las características específicas de su estructura y de su funcionamiento al hecho de que le es necesario producir y reproducir, por los medios propios de la institución, las condiciones institucionales cuya existencia y persistencia (autorreproducción de la institución) son necesarias tanto para el ejercicio de su función propia de inculcación como para la realización de su función de reproducción de una arbitrariedad cultural de la que no es el productor (reproducción cultural) y cuya reproducción contribuye a la reproducción de las relaciones entre los grupos o las clases (reproducción social)’. Tesis 4. La reproducción. Bourdieu – Passeron

Finalmente, en 2012, el proyecto MITx abrió la inscripción de su primer curso: 6.002 Circuits and Electronics (https://6002x.mitx.mit.edu/). Y efectivamente, como se advierte en la página del curso, ‘If you successfully complete the course, you will receive an electronic certificate of accomplishment from MITx. This certificate will indicate that you earned it from MITx’s pilot course’. En esta primera instancia del libro, se proporcionarán los certificados de modo gratuito, pero se prevé que en el futuro, sea posible recibir el credencial ‘for a modest fee’.

Atribución flickr.com/photos/59939034@N02/5475700069

Respecto de lo anterior, el autor del post ‘The Jig is Up’, plantea el siguiente escenario: ‘Say I’m Google, and I need to hire an engineer. My job ad requirement says “BS in Computer Science or equivalent.” I get two applicants. The first has a BS in Computer Science from XYZ State College. The second has certificates of successful completion for open courses in data structures and algorithms, artificial intelligence, and machine learning from Stanford and MITx. Do you think I’ll seriously consider candidate two? You bet I will. And that, ladies and gentlemen, is the end of the tyranny of the degree. When big name employers accept another credential in place of a Bachelors, the jig is up for higher ed.’. En mi opinión, como he apreciado con anterioridad, es demasiado optimista. No es el final de la tiranía. Simplemente se plantea que los certificados monolíticos del degree o el equivalente español de Ingeniería o Licenciatura sean sustituidos por otros certificados que pueden llegar a ser tan tiranos como los anteriores.

Yo sustituyo el optimismo del autor del post por un pesimismo, pero expectante. Aunque la formación abierta podría haber sido –quizás haya aún oportunidades- una posibilidad para hacer llegar la educación en igualdad de condiciones a todos los potenciales estudiantes, parece que el establishment ha hecho su trabajo y ha cortado de raíz esta iniciativa. El nuevo escenario parece plantear más credencialismo –ahora los cursillos sustituyen a los degrees, pero las instituciones cuyos credenciales valen, y cuestan, más continúan siendo las mismas- y, en consecuencia, una orientación de la educación al mercado de trabajo que se erige en la única justificación de su existencia.

En cuanto a los impactos potenciales sobre el sector de la educación superior, también me parece el autor muy optimista desde su perspectiva en que el liberalismo y la economía de mercado le parece un destino apetecible. En mi opinión no se podría ser tan optimista ni aceptando este punto de partida de la deseabilidad del liberalismo en la educación. ¿Por qué?

– El autor plantea en el post que si se aceptan credenciales alternativas, habrá un mercado para proveedores adicionales de estos credenciales y esto significará emprendimiento e innovación. Pero según parece, por el momento, los que están en posición de hacer apetecibles sus credenciales son sólo aquellas instituciones educativas preexistentes y con un prestigio que sobresale del resto. Yo, por esto, veo más posible que se dé el caso de que la aceptación de estos modos de educación masiva online signifique la concentración de la oferta de títulos en un grupo reducido de instituciones.

– Se asegura que el nuevo sistema de credenciales de cursillos beneficiará a los estudiantes, que deberán invertir mucho menos en sus cursos. Habría que contar también con que depende de cuánto valgan los nuevos credenciales –no por ser de cursos más cortos serán comparativamente más baratos- y cuántas veces tenga un trabajador medio que ponerse de nuevo a conseguir credenciales una vez se quede sin trabajo o precisamente para evitar esto.

– En cuanto a que este modelo significará una disminución del coste tanto de la estructura de personal de las instituciones educativas así como de los libros de texto. Estoy muy de acuerdo, pero tiene unos desagradables efectos secundarios, a mi juicio. El primero, evidente, el de enviar fuera del mercado de trabajo a una gran cantidad de personas. El segundo, el riesgo de que la educación entre en una carrera de precios que haga en instituciones de segunda línea que no se asegure el ratio necesario de profesores/alumnosen este modo de educación, porque ese será probablemente el coste mayor del nuevo eventual sistema educativo.

Raúl Antón Cuadrado

 

PS: Este blog se alimenta de ánimos. Si te gustó el artículo o te enternece que haya gente que use su tiempo escribiendo un blog, piensa lo mucho que nos conforta que des tu opinión con un comentario o que pinches en alguno de los iconos de aquí abajo: que si un Google+1, que si un meneo, que si un me gusta en Facebook… Y ya si te gustó mucho mucho, pon tu email en esta casilla, confirma dando al botón y te avisaremos cuando haya nuevos posts:

REFERENCIAS:

  • Collins, R. ‘La sociedad credencialista’. Torrejón, Madrid: Akal, 1989
  • Castillo Mendoza, Carlos Alberto, y Eduardo Terrén Lalana. ‘De la cualificación a la competencia: elementospara una reconstrucción epistemológica.’ Cuadernos de Relaciones Laborales, nº 4 (1994).
  • Bourdieu, Pierre  y JP Passeron. ‘La reproducción. Elementos para una teoría del sistema de enseñanza’. Distribuciones Fontamara, México DF, 1996 (2ª ed) ISBN 968 476-249-6

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s