Retractación: Orden sin concierto

Yo también lo opino. Hacer un post con el ranking de las mejores películas de la historia fue una gamberrada imperdonable. Creía que no hacía falta decirlo, pero como veo que sí, me retracto públicamente: meter en una lista de pelis, queriendo ver cual es la mejor de la historia, satisface nuestros instintos clasificadores, pero el ver si es mejor el Padrino, Ciudadano Kane, Casablanca o 8 y medio es tan estúpido como querer hacer una lista para ver si es mejor, el Grito, las Meninas, el Guernica o las pinturas de san Baudelio de Berlanga.

Atribución flickr.com/photos/14646075@N03/3551801597

Pero que conste en acta que la ordenación es uno de las necesidades vitales del ser humano. Cuando tenemos meses, nos regalan el juego ese con las piezas con forma de circulo, cuadrado, estrella y que hay que meter por los agujeros que corresponden. Este no es un juego inocente. Si el niño agarra un muñeco del roscón de reyes, por ejemplo, lo intentará ordenar también y, con su gesto, lo hará círculo, estrella o cuadrado convirtiéndose al mismo tiempo al afán de clasificación  y en una pequeña máquina de estereotipar… pero eso es otra historia. Simplemente quiero remarcar que después de tener la semilla maligna prendida en nuestro interior, no sabemos parar… Alguien me dijo que seguro que de pinturas nadie se atrevía a hacer un ranking, así que dedicado a esta persona, aquí les dejo este ejercicio de recopilación de perlas en Internet. ¿Somos máquinas de ordenar o no?

  • En humanitiesweb se atreven y ponen en la cabeza de la lista la Sixtina, las Señoritas de Aviñón, la Noche Estrellada, la Monalisa (que siempre me he preguntado que qué le ven). Una desilusión, vamos, porque no hay ningún español, salvo Picasso, que ya se sabe que además es francés.
  • En listology, dan los primeros puestos al Jardín de las Delicias, el Juicio Final, Europa después de la lluvia II de Ernst, Beethoventfries de Klimt, y la Persistencia de la Memoria. Bueno. Vale. Sorprende. Mola.
  • Al Economista, se le ve el plumero rojigualda y concluyen que las mejores obras de la historia son las Meninas, el Guernica, la Persistencia de la Memoria, la Gioconda (vuelta con la burra al trigo) y los Girasoles.
  • En este blog, hay una muy completa selección fruto de una sesuda deliberación -explicada-  encabezada por El descendimiento de van Weyden, la Capilla Sixtina, el Cristo Crucificado de Velazquez, el Jardín de las Delicias y la Lección de Anatomía.
  • El único que me atrevo a decir que tiene razón seguro, es este: da una lista de los precios más altos pagados. En esto no hay discusión.
  • Pero, aquí va mi predilecto. En este caso, votan los lectores. Hay 24 para votar y ni aparece Velázquez. Los top5 son la Última Cena, el Juicio Final, la Gioconda, y la Noche Estrellada… ¿Qué porqué es mi predilecto? Porque es osado. No sólo tienen en esta página un ranquing de pinturas, sino que también lo tienen de los coches más bonitos, otro de ‘the best armies in the world’  (sí, es americano, ¿Porqué?), ‘the best countries in the world to live’ (el 2º Afganistán, ¡con un par!), el país con las chicas más bonitas, los mejores filósofos (Nietzsche acaba de superar a Sócrates con mi voto) y, tachán, los mejores inventos de la historia , que para mi, que alguien se ha podido tomar no del todo en serio, porque el fútbol está delante de –ejem- la picha, y ambos por delante del tercero del podium: Chuck Norris. Cuarto es el porno, quinto el 69, sexto el condón y séptimo… ¿Qué pinta aquí esto? El Lenguaje.

¡Ah! que sería del mundo sin la ordenación. De hecho ¿No está usando Vd. ahora un ordenador?

Raúl Antón Cuadrado

5 replies »

  1. Pués sí, a mí siempre me ha parecido una tremenda chorrada lo de elegir la comida que más me gusta, mi artista predilecto…
    ¡qué manía! ¡Qué simplismo! De hecho tiendo a no contestar y a irme por las ramas.
    Ahora matizo: la chorrada es elegir lo mejor, con lo que tiene de escluyente, y no lo de ordenar, que es un poquito distinto y ayuda a hacer un poco más comprensible este mundo que siempre tiende al caos.

  2. Excluyente, perdón, que voy como una moto y pego cada patada al diccionario…, y digo lo de la parada porque todavía pienso en el diccionario como objeto y no como dígito.
    Saludos. Hoy nañana fría, soleada y sin nubes. Muy bonita por cierto, pero no más que una noche de verano.

    • Sí. Así son las mañanas de pelona por aquí. A mí a veces me gustaría ordenar de verdad y no tener que levantarme de la cama 🙂

      Mientras tanto pues ordenaremos de esta otra forma, que es lo que nos queda!

      Un saludo saludable.

  3. Ordenar, ordenar… Es algo que llevamos intrínseco desde pequeños. Recuerdo, (no creo que en primera persona) aquello de “¿a quién quiere más este niño?” es un condicionante que tiene su salida práctica. Los amigos, las chuches… y en la primera lista importante de tu vida, las tías que más buenas están de tu clase. Recuerdo años en los que la polémica y el desacuerdo se hacían mayúsculos cuando la imagen que servía de inspiración de los momentos más íntimos de tu adolescencia quedaba relegada a un mísero tercer puesto. LLegado a este punto, todo lo demás va fluyendo.

Deja un comentario