Internet es otra oportunidad para liberar el arte

En el principio el arte era libre (creado en libertad y gratuito)…

ATRIBUCIÓN modificada de flickr.com/photos/robingrant/3089656732

Internet, ha revolucionado ya la forma del arte, pero la esencia cambia mucho más despacio. Dado que Internet es una extensión de la realidad convencional y está inserto en ésta, coparticipa de su esencia y construye con sus nuevas propuestas la dialéctica de su actualización. La ontología del arte como proposición de la novedad, de lo genuino, debe enraizar a placer en este nuevo ámbito.

Comentario Newbie Friendly [nf?]: Internet no es algo a parte de la realidad ‘convencional’, sino que es una parte de ésta que interactúa con las otras partes. Cualquier cambio que propone internet hace variar las otras partes de la realidad con las que está relacionado y, por ende, la realidad misma.

Según mi criterio la ontología del arte, lo que lo define como tal, es la realización de actividades que proponen o nuevos significados o nuevas formas de expresarlos, así que en Internet debe encontrar un caldo de cultivo fabuloso, ya que la forma es evidentemente nueva, per se, y además el nuevo entorno plantea nuevas cuestiones, nuevos significados, a tratar.

En el principio el arte era libre (creado en libertad y gratuito). Quien pintaba en las paredes de la cueva lo hacía porque le apetecía, cuando le apetecía y del modo que consideraba mejor. Y además, el resultado del hecho creativo era accesible a todo el grupo. Otros resultados del arte, como la Venus de Willendorf o, antes aún, bifaces tallados de modo que quedan visibles moluscos fósiles presumiblemente como adorno, puede considerarse que son de uso privado, pero son accesibles a todo el mundo –que aprendiera la técnica o tuviera alguien cerca que lo hiciera-, y tampoco parece arriesgado apuntar que eran la expresión de un arte libre, no influido por nadie externo al hecho creativo, dado que creador y destinatario tenderían a coincidir. Sin embargo, algo me dice que desde el momento en que alguien comprendió la particularidad de la obra de arte, intentó apropiarla. Con la privatización de la propiedad del arte comenzaron los movimientos de privación del arte a una porción, fluctuantemente grande del grupo social y de constricción de la libertad en la expresión del hecho artístico, que han ido en paralelo.

Con los cambios estructurales que lleva el paso de la propiedad comunal a la privada, en especial con la especialización económica, se restringe el número de personas cuya manifestación artística está llamada a considerarse como tal: ya no es potencialmente artista todo ser humano. Por otro lado, el llamado artista necesita demediar el propio hecho creativo, para adaptarlo al gusto de su destinatario, el cliente o mecenas que le permita continuar liberado para consagrarse a este arte mermado. Desde el señor feudal hasta nuestros días, ya que el feudalismo se resiste a desaparecer – magnifico el Roca este con el Miró en el cuarto de baño -, una minoría de la población reúne tesoros artísticos y el resto se conforma en el mejor de los casos con copias artesanas. En breve, las obras artísticas dejan de tener acceso libre y la expresión artística deja de ser patrimonio irrenunciablemente de todo ser humano, sino potestad de artistas ‘de carrera’ y estos sólo pueden vivir como artista a la sombra de los destinatarios de su arte, por lo que se obligan a contaminar sus obras para perdurarse como artistas.

ATRIBUCIÓN www.flickr.com/photos/dreamsjung/763488150

Parece que el arte se pseudodemocratizó con Warhol o el grabado. Comenzó un arte ‘en serie’, así que accesible a más personas (todas ellas del percentil forrado, eso sí). Ahora claro, los guardianes del mercado del arte debían de marcar la línea entre lo que es arte ‘en serie’ y lo que es sólo ‘en serie’, no fuera a accederlo todo el mundo y pinchara la burbuja. En resumen, se continuaba con la necesidad de críticos profesionales y de un mercado específico, con los mismos efectos indeseados ya descritos. Otro intento posterior en la misma dirección lo integraron las performances originarias. Se desarrolló un formato brillante de hacer arte que permitía, ‘sacando la expresión artística a la calle’, hacer llegar esta a un público mayor y más diverso. Básicamente se trataba de proponer un hecho artístico –normalmente de naturaleza temporal limitada-, para la gente ‘que pasaba por allí’. El mercado del arte reaccionó emparedando -galerías, museos, ferias, organizaciones…- estas manifestaciones artísticas, que en la calle podían difícilmente ser capitalizadas o controladas. Se perdió otra ocasión.

Ahora, con la COMEXT se plantea otra oportunidad para que el arte libere al artista y se amplíen los destinatarios del hecho artístico; en Internet, hay mucha gente que puede ‘pasar por allí’. Pero, ¡Ojo! Tampoco Internet está al alcance de todo el mundo. Si se quiere dar libertad al arte, con el ARTeXT, hay que luchar para expandir el acceso de calidad a Internet. Sólo de ello se seguirá el acceso democrático a las obras de arte en los tiempos próximos, que es a su vez la única manera de liberar el hecho creativo… siempre hasta que el mercado vuelva a encontrar un modo de embridarlo y con permiso del todopoderoso google que, mucho me temo, que acabará perversamente ocupado de hacer de crítico y no siempre será por motivos estéticos…

‘The bandwidth-disadvantaged are ready to kill. Low bandwidth is nothing more than the wasting of time meanwhile the compression of space is the expansion of life itself Grammatron

Raúl Antón Cuadrado

5 replies »

  1. ¿Y que hay de las posibilidades de interactuar con el arte que ofrece Internet? Aunque es una tendencia que avanza en todas las formas de arte (instalaciones de museos, land-art, etc.) en internet se hace mucho más fácil y patente la interactividad del observador con lo observado.

    • Hola Pichi. (Buenas noches)
      En sucesivas semanas trataré de dar un repaso -no exhaustivo- sobre las formas de Arte de Internet que a mi me parecen más interesantes, exactamente en el eje que indicas, es decir, en el de permitir esa interactividad para el observador que, al fin y al cabo, hace que la obra de arte se actualize para cada espectador, por su participación activa.
      El primer post va a tratar de ascii-art, aunque la verdad es que a mi juicio no es precisamente el tipo de arte que permite interacción. Más permitir interacción por la utilización intensiva de las capacidades IT, es un arte que sencillamente se inspira en las tecnologías de la información para explorar nuevos temas y formas de expresión no forzosamente interactivos, aunque, en mi opinión muy novedosos y por eso, como arte meritorios.

  2. Una filósofa que andaba a vueltas con la razón poética dijo: un cuadro, por acabado, logrado que esté… un siempre haciéndose.
    Eso dijo Maria Zambrano mucho antes de saber que internet nos abriría muchas posibilidades en un siempre haciéndose…

Deja un comentario